• LinkedIn - círculo blanco
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

© 2019 by Grupo Pértiga

Buscar
  • UNESCO

El turismo responsable y la difusión y preservación de las misiones jesuíticas guaraníes en Paragua

Actualizado: 29 de nov de 2019

La Ruta Jesuítica es una gran región donde se instalaron los jesuitas [EVP1] para la evangelización. “En ella se dio la mezcla de dos culturas: la de los guaraníes y los jesuitas. Estas culturas siguen vivas hasta nuestros días y hay evidencias materiales e inmateriales de ello”, comenta Cristina Escobar, actual directora de Patrimonio de la Secretaría de Turismo de Paraguay (Senatur). Cristina trabaja hace casi 15 años con las misiones jesuíticas de su país y su objetivo siempre fue el de preservar estos espacios.


En Paraguay hay ocho misiones jesuíticas que son clave para el turismo y dos de ellas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, estas son las misiones de Jesús de Tavarangüé y la Santísima Trinidad de Paraná. Actualmente, Cristina está trabajando para que una tercera, San Cosme y Damián, obtenga el reconocimiento.


Cristina pone énfasis en que la preservación y el cuidado de elementos históricos no se realizan solo por el bien de estos, sino para que las nuevas generaciones tengan a su alcance un testimonio vivo de época, una cultura y un hito que marcó la historia. Se trata de piezas fundamentales de la identidad de los pueblos de la región, que se preservan con el trabajo de un equipo de expertos, en conservación y patrimonio, dedicados exclusivamente a las misiones.


Escobar se encarga de elaborar informes que dan cuenta del estado y la preservación de las misiones y otros elementos. También es responsable de la Secretaría del Comité Paraguayo de Patrimonio Mundial que, a su vez, es la sede de la Comisión Nacional Paraguaya de Cooperación con la UNESCO. En 2015 pasó a formar parte de la Senatur, como directora de Patrimonio, desde allí se encarga de organizar todo lo que concierne a las misiones y se especializó en los programas turísticos.


Un largo camino con grandes resultados

“Desde la declaratoria de 1993, las misiones pasaron por varios procesos. Al principio no existía empoderamiento de la comunidad local, no sabían siquiera que el sitio había sido declarado Patrimonio de la Humanidad y la importancia que eso representaba, era solo para unos pocos entendidos el conocimiento y la información. Se realizaban mantenimientos preventivos, la ausencia y escasez de turistas era evidente, ya que se carecía prácticamente de infraestructura para la actividad turística” relata Cristina.


Un importante cambio para esta situación se dio entre los años 2001 y 2005, debido a que se realizaron talleres de conservación con la UNESCO y Word Monumental Fund. Gracias a esto, comenzaron a surgir nuevas miradas sobre el tema. En el 2006, se conformó el Comité Paraguayo de Patrimonio Mundial a través de la Comisión Paraguaya para la UNESCO y su vinculación con el Centro del Patrimonio Mundial. Como consecuencia de este comité se logró la puesta en valor de los bienes patrimoniales.


Cristina explica que en el 2016, desde su trabajo, acercó una propuesta a la ministra de Turismo sobre la posibilidad de realizar el proyecto Mapping 3D en conjunto, cuya gestión estaría a cargo de la UNESCO Montevideo, ya que se trataba de una tecnología inexistente en Paraguay. “El objetivo de este acuerdo con la UNESCO era asegurar la calidad del proyecto que, para la Senatur, es un ejemplo de buenas prácticas en cuanto a la puesta en valor del sitio”.


Este conjunto de acciones adoptó una mejor forma de gestionar el patrimonio. Se realizaron, por ejemplo, proyectos para la revisión de la zona de protección y un plan de gestión de las misiones, se contrató personal calificado en cada misión y se creó una Dirección de Patrimonio (que atiende y ejecuta proyectos). Además, se implementó un sistema de promoción y marketing, herramienta fundamental para la difusión. Desde entonces trabajan con proyectos educativos de empoderamiento de la comunidad y con programas y proyectos para equipar a las ciudades para la acogida a turistas.

“Todo esto generó un importante impacto positivo en la comunidad. La cantidad de turistas lo evidencian y el dato más significativo es que la comunidad reacciona de otra manera con relación a su patrimonio. Convirtiéndose en un importante eje de la actividad económica y social, además de revalorizar toda la cultura de esa región” declara Cristina.


El proceso de consolidación de la Ruta Jesuítica es objeto de tratamiento en cada reunión del Mercosur y los países han solicitado apoyo al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para el fortalecimiento de la misma. Una de las metas más importantes que han logrado fue la adecuación y ampliación de la zona de protección. Actualmente están desarrollando el Plan de Gestión de las Misiones, un proyecto que le da continuidad a las metas establecidas.


Finalmente, Cristina afirma que el rol de la UNESCO es destacable en la contribución a la salvaguardia de las misiones jesuíticas guaraníes, ya que todos estos avances se lograron al ser declarados patrimonio, en conjunto con los compromisos asumidos por Paraguay. “La UNESCO acompañó siempre a los procesos, monitoreando, asistiendo y poniendo a disposición diferentes líneas de cooperación para la ejecución de los mismos”.


14 vistas